miércoles, 11 de septiembre de 2013

Sesión continua - Star Wars II: El ataque de los clones (¿Emprendes o trabajas?)

A todos nos parece sin lugar a dudas que Obi Wan, por ejemplo, es un magnifico personaje: un “bueno” triunfante. En el otro extremo, nos encontramos con Darth Vader, un “malo” malísimo, pero también un excelente personaje. Y finalmente están los clones. Ni son malos, ni son buenos… No son nada y, hagan lo que hagan, serán otros los que se arroguen sus triunfos. 

Supongo que alguien se estará preguntando ¿Y qué tiene que ver esto con el asunto de los emprendedores? Pues bien, empecemos por el principio: según los últimos estudios, frente a la crisis, el 62% de los profesionales parados optarían por levantar su propia empresa como solución al paro. Un 48% lo haría en el campo en el que ya tiene experiencia y un 52% en cualquier ámbito distinto. Absolutamente loable esa inquietud por encontrar una salida laboral en el autoempleo, pero debemos hacernos esta pregunta. ¿Qué más da a lo que te dediques, o con cuánto empeño, si nadie va a notar la diferencia, ni tú mismo?



Si hacemos caso al aluvión de anuncios de ayudas a emprendedores que están copando internet y el resto de los distintos medios, cualquiera puede hacerse emprendedor fácilmente, y cualquiera puede obtener de inmediato una imagen, unas tarjetas de visita, una página web, un blog…  de manera prácticamente gratuita. ¡Y puede ser cierto! Basta con que tanto el 48% como el 52% acepten tener la misma imagen repetida, aburrida e impersonal, y opten por el camino teóricamente fácil. Un 100% de clones saldrán al mercado finalmente y durarán el mismo tiempo: casi nada, pues partirán de la línea de salida con la derrota como todo bagaje, con la idea, sutilmente imbuida y ya preconcebida, de durar poco tiempo en dicho ruedo. 

Todos los apóstoles del “regalo”, de lo gratuito, juegan a hacernos creer que emprender es algo sencillo y fácil, que por lo tanto vale cualquier cosa para comenzar, y que no merece la pena invertir en crear una marca sólida antes de saltar al ruedo empresarial. Sin embargo todos sabemos que cualquier emprendimiento, ya sea empresarial o vital, debe tener como prioridad una muy sólida base, y en el caso de las empresas, una filosofía, una estrategia y unos objetivos que además deben ser transmitidos gráfica y emocionalmente por su imagen de marca. 

El marketing, el diseño, y todo lo que conllevan ambos, no son un lujo. Ni siquiera un simple factor de diferenciación. Trabajando juntos deben ser quienes capten el alma de un proyecto, de una próxima empresa, y lo transformen en un mensaje alto y claro que llegue impactante a todo su público objetivo, de tal manera que ahorremos tener que ir a buscar constantemente a ese público y explicarle, una y otra vez, cuáles son nuestras intenciones y la garantía de la que partimos para cumplirlas, dejándonos centrarnos en nuestro trabajo real, para desarrollarlo a la perfección y lograr nuestros objetivos, la continuidad rentable de nuestro proyecto, el triunfo de nuestra empresa.

¿Qué es preferible? ¿Ser uno más de los miles de clones u Obi Wan, o incluso Darth Vader? ¿Es preferible tener personalidad propia, o perderse en una multitud idéntica y sin criterio propio? ¿Apostar o salir como un ganador? Invierte lo justo, sé un profesional y acude a profesionales. ¡Saldrás ganando!

Reciclando conocidos y recientes spots televisivos:

250 tarjetas de visita: Gratis 
1 Página web: Gratis.
1 blog: Gratis.
Que tu imagen funcione: ¡No tiene precio!

No hay comentarios:

Publicar un comentario